Procedimiento Hipotecario

Un procedimiento hipotecario, también conocido como procedimiento de ejecución hipotecario, ocurre cuando el deudor no ha hecho frente a los pagos del préstamo otorgado, en el que puso en garantía su propiedad y, en consecuencia, dicha propiedad es puesta en venta por la entidad que concedió la hipoteca. Este proceso se rige por leyes sumamente estrictas, tanto así que, de no llegar a una solución satisfactoria, puede ocasionar que el deudor pierda todos sus bienes materiales.

Ejecución hipotecaria

El impago de la hipoteca deriva en lo que llamamos anteriormente procedimiento de ejecución hipotecaria, el cual consiste en una serie de acciones judiciales que se desarrollan para hacer efectivo el valor de la propiedad y cancelar las deudas contraídas con la entidad bancaria. Los procedimientos se dividen en tres: demanda ejecutiva, notificación de la demanda al deudor y la subasta de la propiedad hipotecada.

Demanda ejecutiva

La entidad financiera desplegará una demanda contra el portador de la deuda ante las entidades pertinentes (Juzgados de Primera Instancia) del lugar donde esté ubicada la propiedad. El banco dará por vencida la deuda y procederá a reclamarla judicialmente, esto ocurre cuando el atraso en las cuotas de la hipoteca es mayor a tres meses.

Notificación de demanda

Se le notificará a la persona deudora que se dio inicio al proceso judicial, para luego reclamarle el pago; si es cancelada, la ejecución es finiquitada, de lo contrario, el acreedor podrá solicitar la posesión de la propiedad hipotecada. El deudor tendrá un plazo de diez días para formular la oposición a la ejecución. Si la oposición es rechazada, el juez pedirá un registro de la propiedad y una certificación de la inscripción del préstamo hipotecario.

Subasta

Pasados los veinte días de la solicitud del pago de la deuda y la presentación de las notificaciones al deudor, se procede a subastar la propiedad. Se establece un día para realizar dicha subasta, y hasta ese momento el deudor tiene la posibilidad de cancelar el procedimiento, si paga la deuda y los intereses de esta.

Las subastas en la actualidad se hacen por vía electrónica en tres modalidades: se subasta la propiedad por el valor total del inmueble; la subasta se hace por el 80% del valor; y si termina sin ningún postor, la entidad financiera se adjudicará el valor de la vivienda por un 70% de la tasación de la subasta. Si la deuda no termina de cubrirse, quedará un cobro pendiente por pagar.

Ahora que tienes todos los detalles de un procedimiento hipotecario, solo resta que tomes las previsiones respectivas para evitarlo.

Nulidad Hipoteca Multidivisa
Hipotecar Mi Casa Para Pagar Deudas
¿Qué es una Hipoteca Multidivisa?
Renegociar Hipoteca
Sentencia Tribunal Supremo Hipoteca Multidivisa

Facebook Comments